El programa


El programa del museo se dirige a todos los berlineses y turistas de Alemania y del extranjero, pero sobre todo a clases y a grupos de jóvenes. Se pueden atender a grupos, también por las mañanas con cita previa. Telf: (0049 30) 402 86 91

    
   
  • Películas, debates, conferencias y exposiciones alternas en el museo y en la Peace Gallery hacen que una nueva visita al museo sea interesante.

  • Tenemos mucho material informativo que se puede ver y llevar. También tenemos muchos libros para lectores con interés.

  • El folleto »Ein Museum für den Frieden (un museo para la paz)«, que informa sobre el actual museo, »Krieg dem Kriege (Guerra a la Guerra)«, una fotodocumentación sobre la Primera Guerra Mundial de Ernst Friedrich, y una biografía del pazifista Ernst Friedrich son editados, publicados y distribuidos en y por el museo.

   
     

Exposiciones

Exposición actual

»Terrorismo internacional  - ¿nos importa?«
La exposición ofrece una pequeña visión sobre la historia del terrorismo, desde el comienzo de la globalización en los años 60 así como la importancia y sus consecuencias que tienen hoy en día para alemania.


»Desde Laotse hasta Willy Brandt. De la historia del movimiento pacifista mundial«

Sobre la exposición:
Guerras, eso parece, siempre ha habido. Precisamente la historia de Europa está llena de confictos y guerras entre culturas, religiones y naciones. Desde Europa se ha colonizado y oprimido. Desde suelo europeo han sucedido dos guerras mundiales. A través de los siglos, la política e historiografía han ensalzado la guerra y la violencia.
Pero también la cultura de la paz tiene una larga tradición. Sea a través de la palabra latina pax, que se remite a los derechos y regulización estatal de la convivencia entre las personas. Sea en el sentido de la palabra Frieden (paz), del antiguo alto alemán fridu que tiene las mismas raíces que las palabras amistad y libertad. Siempre ha habido voces que no aceptaban que la guerra era y es un destino inevitable, personas que basándose en el cristianismo, humanismo y, o siendo idealistas luchaban por la paz, justicia y libertad - con frecuencia con sufrimiento propio y con muchas privaciones, muchas veces tratados con burla y hoy injustamente olvidados.
La exposición da luz a la historia del movimiento pacifista en Europa. Hombres y mujeres de diferentes épocas que de maneras distintas se involucraron y defendieron la paz,como es el caso entre otros de Erasmus von Rotterdam, Albert Einstein, Bertha von Suttner y Käthe Kollwitz. Aparte de eso se presentan organizaciones e instituciones, que surgieron a finales del siglo diecinueve y principios del veinte para salvaguardar los derechos de los seres humanos en contra de la escalada armamentística y las guerras, de las cuales algunas aún siguen existiendo como es el caso del Tribunal Internacional o »War Resisters International«.
La exposición no está completa sino que se va ampliando poco a poco para llegar a ser una historia mundial del movimiento pacifista. Con esto se quiere incitar al visitante, que creer en la humanidad y en la paz no es ninguna utopia, y que vale la pena seguir el camino que todos estos personajes han tomado para hacer así más grande el movimiento pacifista.
Aparte de estas posibilidades, tenemos que encontrar otros caminos para evitar conflictos cuyas raíces son en muchas ocasiones el reparto injusto de las riquezas de nuestra Tierra.
Tenemos que aceptar y fomentar la tolerancia para con otras culturas y religiones y así ver la variedad como una riqueza humana y la igualdad entre las personas como algo fundamental y necesario.



»¿En el oeste nada nuevo?« Estereofotografía de la Primera Guerra Mundial

El museo Anti-Guerra presenta estereofotografías de la Primera Guerra Mundial. En dos pequeños estereógrafos se pueden ver fotografías históricas en tres dimensiones. Así se pueden ver momentos y sucesos en los lugares de guerra del frente Oeste, que - como Verdun - simbolizan el grado de destrucción de las guerras modernas. Fotografiadas desde la perspectiva francesa, las fotos enseñan paisajes desvastados, ciudades destruidas, casas e iglesias, cadáveres y tumbas pero también soldados leyendo, jugando a las cartas o enseñando orgullosos sus capturas, ya sean ratas o las armas del enemigo. Como testigos mudos de una guerra, cuya insensatez ya describía Remarque en su novela  »En el oeste nada nuevo«, esperemos que estas fotos en tres dimensiones estimule pero también irrite el modo de pensar y ver de hoy en día.